Como ya hemos mencionado, una grúa utiliza sistemas simples de polea y contrapesos para subir y bajar cargas de grandes pesos. Pero si se ha puesto atención, también se habrá visto que realizan un movimiento horizontal. Y en general está compuesto por una cabina, cables o cadenas y poleas.

El levantamiento de las cargas se logra gracias a una máquina simple como la palanca, la cual es utilizada para proporcionar equilibrio a la viga de la grúa con el punto de apoyo. Pero también utilizan otros métodos de levantamiento, por ejemplo las poleas; y aunque todas las grúas cuentan con dicho sistema, existen algunas máquinas que generan ventaja mecánica a partir de las poleas; una tercera forma de levantamiento se logra con el uso de cilindros hidráulicos.

Un punto importante en la forma de trabajar que tienen las grúas, es el equilibrio que deben tener a la hora de realizar las maniobras de carga y traslado. Esta estabilidad se logra gracias a leyes físicas que establecen que en conjunto los movimientos de la grúa sobre su base deben sumar cero, esto quiere decir que el tamaño de la carga de la grúa debe ser menor a una carga capaz de inclinar el brazo de la grúa.

En conclusión, los movimientos de la grúa, y a pesar de la tecnología actual, funcionan a partir de leyes físicas usadas desde hace siglos.