En el ámbito de la construcción y en la industria en general se utilizan diferentes tipos de grúas, esta máquina que en ciertos sectores es de uso diario es tan familiar que uno no repara en su origen, por ello queremos hacer un pequeño repaso sobre el tema.

Como es evidente, las grúas son utilizadas para transportar cargas pesadas dentro de un espacio determinado. Su sistema utiliza poleas y contrapesos para soportar el peso de las cargas.

Las primeras grúas fueron construidas en la antigua Grecia, éstas eran puestas en marcha gracias a la fuerza de hombres y de animales. Su uso en su mayoría se enfocaba a la construcción de grandes edificios. Hasta la Revolución industrial, el material que se utilizaba para su construcción era la madera, posteriormente se utilizaron materiales como el hierro fundido y el acero.

La primera fuerza mecánica no “orgánica” que se utilizó fue la de las máquinas de vapor en el siglo XVIII aproximadamente. Actualmente se usan los motores de combustión interna y los motores eléctricos e hidráulicos, los cuales proporcionan mayor fuerza para trabajos más rudos.